Introducción a mi primer cicloviaje.

Fueron muchos meses de leer blogs, visitar páginas web y platicar con personas acerca de viajes en bicicleta. Un día en mi oficina decidí comprar un boleto de avión de la Ciudad de México hacia Vancouver-Canadá, comencé a contarles mi loca idea a mis amigos y a mi familia pero nadie creía que haría ese viaje, incluso yo tampoco lo creí.

IMG_20180312_134213
Una de mis primeras fotografías tomadas fue al detenerme en una cervecería en Vancouver, Canadá.

 

Después de unos meses dejé mi trabajo en la oficina y aproveché para preparar mi viaje: bolsas, utensilios, casa de campaña, bolsa de dormir, ropa, herramientas y por supuesto, la bicicleta.

No estaba consiente del tipo de viaje que sería, no planifiqué la ruta, nunca había pasado una noche en una casa de campaña, no sabía cómo hacer fuego a partir de madera seca así que todo en mi cabeza era “si lo sigo pensando no haré nada”.

Llegó el 12 de marzo 2018, mi vuelo salió a media noche y llegué a Vancouver a las 6 de la mañana, pasé dos horas en migración porque nadie creyó que un mexicano hubiese llegado con su bicicleta en una caja de cartón y finalmente salí del aeropuerto, era la primera vez que estaba tan lejos de mi casa, nunca había sentido tanto miedo y emoción.

IMG_20180312_090252_HDR.jpg
Montañas del norte de Vancouver vistas desde el Aeropuerto.

Armé mi bicicleta fuera del aeropuerto y me sorprendí al ver hay una ciclopista especial que lleva hasta el centro de Vancouver, las señales de tránsito estaban bien colocadas, las personas realmente respetaban el paso peatonal y por ser ciclista me daban el paso preferente, estaba asombrado.

_DSC0002
Cada cruce de la ciudad de Vancouver tiene un botón para indicar el cruce de peatones y ciclistas.

Tenía tanto miedo y emoción que el primer día no comí nada, me dediqué a visitar los lugares más emblemáticos de la ciudad como parques, museos y edificios, fácilmente lo pude hacer con mi bicicleta pues casi todos los lugares son accesibles con ella.

IMG_20180312_112206_HDR
Vista de las montañas del Norte de Vancouver.

Aquel día había sido agotador, excitante y maravilloso para mí, pero tenía que descansar de un largo día, comprar comida y preparar mejor mi equipaje así que contacté a un anfitrión a través de Warmshowers, una comunidad donde personas de todo el mundo le dan hospedaje a viajantes en bicicleta y así comenzó una aventura con muchas muchas anécdotas que pronto estaré escribiendo.

2 Comments

  1. Que chingon que te animaste, yo quiero hacer asi un viaje pero no me animo (hasta pagar la hipoteca jaja) tienes página de fb? Para seguir tu viaje

    Mucha suerte!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.