Bédoin

Un “pueblo” ciclista al pie del Mount Ventoux, primera parada al Tour de France. Hace tiempo que he querido compartir mis aficiones, que pienso son normales, pero cuando las asimilo y analizo terminan siendo una odisea.
Tengo 31 años y de estos por lo menos la mitad siendo ciclista, empecé desde pequeña, pero de forma “regular y profesional” fue en el Velódromo Agustín Melgar en la CDMX y fue aquí donde conocí a mis mejores amigos ciclistas y me perfilé al ciclismo de ruta, en realidad, recuerdo tener
cierta fijación por este deporte desde la famosa pulsera amarilla de Lance Armstrong y su auge al “ganar” consecutivamente el TDF*.


Conforme pasaron los años me fui informando y aprendiendo del ciclismo de ruta como practicante y espectador; siempre tenía en mente, de meta o sueño ¡ir a un Tour de France! Los paisajes, los uniformes de los ciclistas, la logística, el ambiente y la cantidad de hermosas bicicletas reunidas me parecía fascinante e increíble. Cuando planeo este viaje, me entero que camino a Carcassone (que es la etapa que decido ver para conocer la ciudad medieval y disfrutar de la etapa del TDF) tomando la ruta en tren hacia Marsella, pasas por Avignon y de ahí habría que escabullirse para llegar Bédoin. Bédoin, Malaucene y Sault son pueblos al pie del Mount Ventoux que comparten su amor por el ciclismo y por donde regularmente se traza la ruta del Tour de France.


¿Qué hacer en Bédoin?
Bédoin como cada rincón de Francia en verano nos ofrece vistas y vistas a viñedos, ropa y renta de bicicletas para disfrutar de las colinas, artículos de ciclismo (lycras, jerseys, ánforas, servicio técnico) comer en sus restaurantes y disfrutar de auténtica comida francesa, el horario extenso de luz solar hace que se disfrute de mejor forma.
Si gustas puedes también viajar en tu casa rodante, hay lugares donde puedes estacionarte e ir conociendo en bicicleta los diversos caminos.
El restaurante Le Guintrand es una parada obligada, el personal es amable, la comida deliciosa y las opciones de vino son variadas a un precio justo.
El hospedaje fue en La Garance, puedes llevar tu equipo de bicicleta, hay alberca y vistas al Mount Ventoux, también ofrecen un desayuno francés muy campirano con productos de calidad y de la región (como la miel de lavanda). Si tienes tiempo puedes ir a la Abadía de Senanque y en verano visitar los campos de lavanda.


¿Cómo llegar?
Desde Paris
Tomar el TGV en dirección a Marsella, bajar en Avignon y de aquí se pueden hacer las siguientes
opciones:

  1. Llegar en bici
  2. Rentar un carro en Avignon
  3. Tomar el camión desde Avignon en dirección a Carpentras y de ahí solicitar un taxi.
    *TDF: Tour de France

¡Hola amigos del pedal ♥️!

Soy Gabriela Ruiz, un nómada del S. XXI, amante de la gastronomía, el ciclismo de ruta (de casi todos los deportes en realidad) y los placeres de la vida (inserte aquí un buen libro, un amanecer, un atardecer, estar en una hamaca y escalar una montaña, etc). 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: